traje_02.jpg (21882 bytes)

Martín con la capucha de Adam West

traje_03.jpg (23234 bytes)

La Guitarra de Jimmi Hendrix, los Guantes de Classius Clay, los Pinceles de Dalí, el Casco de Fangio. Cada uno tiene su fetiche para desear, de más está decir que uno de los míos es el verdadero traje de Batman. Esta nota es totalmente exclusiva no la encontrarán en cualquier revista especializada… ¿qué tal?

Todo comenzó en Ezeiza, cuando subimos el equipaje a la camioneta Fred me dijo: «Este (refiriéndose a un bolso de mano) prefiero llevarlo conmigo». Ya instalados en el cuarto del Hotel mientras terminaban de desempacar y se preparaban para ir a su primera entrevista televisiva, le pregunté a Fred por el misterioso contenido de ese bolso; entonces él simplemente lo abrió y puso en mis manos un objeto esférico cubierto por una bolsa de nylon rojo y dijo: «Es sólo esto». Sacó la cubierta de nylon y así dejó traslucir la legendaria capucha de Adam West, que me miraba como si tuviese vida propia; el shock fue terrible pero eso no me impidió revisarla meticulosamente y poder ver su interior que es como un casco de plástico donde se puede leer la inscripción: «ADAM WEST # 2». Sin dudas un formato especialmente fabricado anatómicamente para el Sr. West, tiene incluso el espacio libre para las orejas y pequeñas partes acolchadas.

Exteriormente está forrada de seda azul pero el frente está pintado en negro (salvo la nariz), los detalles de las cejas y borde de la nariz son de color celeste y los dos orificios de los ojos son dos especies de semicírculos En la parte inferior daría la sensación de que le sobra una cantidad de tela, pero no es así ya que mediante ganchos a presión se cierra alrededor del cuello. Acerca de la capucha Adam cuenta: «A lo largo de los programas fui usando varias capuchas. Jan Kemp (el diseñador) llegó a fabricar docenas, algunas me apretaban la nariz (como se pueden apreciar en las fotos del test de prueba), otras me apretaban el cráneo, hasta que luego de muchas pruebas este fue el diseño que quedó; pero lo más frustrante para mí era además del calor el como se restringía mi visión. Siempre usé anteojos y cuando hacía la partes de Bruce Wayne tenía que prestar atención para no estropear las cosas, así que imagínense cuando estaba como Batman, pues en ese caso debía memorizar todo el set y tratar de no tropezar con Robin (quien tenía el mismo problema que yo, pero en la tercera temporada consiguió que le agrandaran los agujeros de su antifaz). A partir de esto comencé a sentir más respeto por los actores que personificaban al Zorro o al Llanero Solitario que saltaban desde los balcones a sus caballos o todo eso desde el caballo hacia los bandidos, todos con sus antifaces puestos».

Luego Adam entusiasmado con su capucha recuerda una anécdota muy graciosa: Hasta una vez me salvó la vida cuando salía de una presentación personal en New York. Un adolescente me golpeó la cabeza con un trozo de caño, pero por suerte la parte plástica de la capucha absorbió gran parte del impacto, eso sí, cuando subía al vehículo que me transportaba, todos se habrán creído que estaba borracho»... Pero esto no terminó allí, porque desde una funda para trajes con las iniciales de Adam West bordadas, emergió el resto del Batitraje: Las Calzas y el Body color celeste (casi gris) con el emblema del murciélago en plástico (originalmente de tela, si prestan atención a las primeras fotos verán que se arrugaba un poquitito, siendo solucionado con el de plástico opaco para  que fuera rígido y a su vez no reflejara las luces del set).

El material es más grueso que el moderno lycra, pero más fino que el algodón (recordemos el pesado traje de Superman de George Reeves). «Estos trajes tenían la capacidad de hacernos morir de frío en exteriores y de hacernos transpirar en los sets... siempre teníamos un secador de pelo a mano para evitar las marcas de sudor). Pero lo peor de todo era ir al baño, tenía que sacarme los guantes, las botas, short, baticinturón, las calzas, etc,» Adam se ríe como recordando alguna eventualidad al respecto.

La capa azul con sus picos en forma de alas de murciélago es enorme y desplegada tiene un aspecto imponente, en la parte delantera tiene dos pequeños ganchos de presión como la capucha. Adam explica: «Esos clips eran para que no se deslizara cuando tenía la capa abierta sobre mis hombros, se abrochaban con otros que tenía en la parte posterior, esto era muy importante sobre todo en las escenas de lucha, de todas maneras los actores que últimamente han personificado a héroes, tienen capas para caminar, estar sentados, manejar, volar, etc. Yo siempre tuve esta, alguna vez se me enganchaba con el Baticinturón o con la puerta del Batimóvil y hasta una vez se me prendió fuego (experiencia que me sirvió para aprender a sacármela rápidamente ante cualquier percance.» El Baticinturón!!!!. Con una gran hebilla de bronce que contiene tallado un murciélago (la única pieza que difiere del comic), es de cuero pintado de amarillo con los compartimientos para las sofisticadas armas del justiciero alado. «Si observan las primeras fotos, verán que los compartimientos se abrían hacia arriba pero resultaba difícil sacar los ‘juguetitos’, asi que los invertimos y lo solucionamos.

En cuanto a las botas, estas también tienen sus secretos: «Las primeras botas eran comunes pero forradas de la misma tela que la capa, lo que las hacía calurosas, pero luego me hicieron éstas de cuero azul que resultaron realmente confortables». El batitraje actualmente es lo más codiciado por los fans, hubo réplicas exactas pero los originales jamás fueron expuestos o subastados, Adam aclara al respecto: «¿Sabían que hace tiempo un Batitraje se subastó en u$s 30.000? Lo cierto es que no era ninguno de los originales míos.» Tengo que reconocer que me costó mucho devolver el Batitraje al armario, pero me sentí satisfecho de tenerlo un rato en mis mano, aunque... ¡Fred! ¿Cuánto dijiste que puede costar éste?

WB01337_.gif (1536 bytes)