BUSTO DE ADAM WEST

por Sebastian Colombo

 

Ante todo debo decir que soy un amateur en esto de los bustos, soy principalmente dibujante de ilustraciones realistas, pero mi conocimiento de la anatomía me dio las bases que necesitaba para encarar un trabajo de este tipo, mas alguna pequeña noción que adquirí con mi profesor de dibujo Diego Dubatti haciendo un cráneo de arcilla para estudiar un poco el efecto tridimensional, pero hacer una cabeza con ojos, orejas y un revestimiento de piel, texturas, etc, es algo muy diferente.

En fin, me figure que para ahorrar material y hacer que el busto fuera lo suficientemente liviano para poder maniobrarlo mejor, podía usar una de esas cabezas de telgopor que se venden por allí.

El primer paso fue sacar todo el telgopor que pudiera llegar a molestar a la hora del modelado, luego empecé a cubrirlo y hacer una forma humanoide, todo esto moldeándolo solo con las manos, haciendo orificios similares a los que hay en un cráneo para ubicar los ojos y marcando líneas divisorias para no solo hacer lo más simétrico posible sino también para ir viendo donde se ubicarían la nariz y la boca.

Una vez que la forma humanoide quedo, comencé a ubicar la nariz, a darle forma a la boca y coloque los ojos.

Por supuesto, desde aquí hasta que se termina el proceso, hay que corroborar constantemente que las proporciones y las ubicaciones de los rasgos sean lo mas exactas posibles, calculando cuanto de alto y de ancho tendría la cabeza de Adam.

Como se puede notar en las fotos, los rasgos van a muy groso modo y a pesar que todavía no se va en busca del parecido, algunas características de la cara van aflorando por si solas.

Una vez que todo está puesto en su lugar, ojos, nariz, boca, pómulos, mentón y cuello (a excepción de las orejas que van a lo ultimo) hay que empezar a modelar, esto significa sacar y poner material, tomar decisiones, y mirar infinidad de fotos del actor, también observar desde la mayor cantidad de ángulos la escultura, para que desde donde se lo mire, la obra se vea bien, proporcionada y lo más simétrica posible, sin llegar al 100 % en la cara, ya que eso deshumaniza el rostro.

En este punto hay que empezar a afinar la puntería y ponerse muy meticulosos, ya que hay que comenzar a buscar el parecido, para esto hay que seguir repitiendo los mismos pasos, sacar o agregar material, y seguir comparando con fotografías desde distintos ángulos, como se puede ver en una de las fotos, la nariz estaba muy ancha y larga todavía, había que suavizar un poco los rasgos, mejorar la ubicación de los ojos y a medida que se va avanzando estar muy pendiente de los pequeños detalles y las sutilezas, es así que después e mucho trabajo, ya se ve un mayor ajuste y también comienza a lograrse el parecido.

Solo resta corregir sutilezas y ubicar las orejas, para que tengamos una noción del total, cada elemento de la cara nos va marcando la forma de cómo va lo otro ya que todo esta conectado.

A medida que vamos agregando cosas, en este caso las orejas, podemos encontrarnos que hay que modificar cosas que parecían ya terminadas. Así que con este agregado fueron hechas varias modificaciones.

Ahora si con el modelado del busto terminado debe pasarse a hacer el molde, como dije antes, yo soy un amateur y no se cómo hacer muchas cosas, tampoco tengo idea de las herramientas adecuadas que había que utilizar, por lo que solo me valí de una espátula pequeña y algunos elementos caseros, que pudieran ayudarme. Para lograr que la escultura quedara lo mas lisa posible, use un secador de pelo para ablandar la plastilina y para un acabado un poco más delicado, me mojaba los dedos en alcohol y también tocaba ciertas zonas de los rasgos, pero para hacer los moldes para las copias, debí recurrir a alguien especializado.

Una vez hecha la primer copia, se procedió a pintarla de manera realista y a ubicarle los nuevos ojos, en este caso de vidrio, que son de apariencia más real, los anteriores que use para el modelado eran de plástico, los cuales no se rompen y se los puede maniobrar todo lo que se quiera sin temor a que se rayen o se rompan.

Una vez pintado y con los ojos se procedió a hacer una peluca de pelo natural, ponerle cejas y hasta unas pestañas, esto debe hacerse de manera muy precisa, para que todos los elementos calcen justo y así lograr siempre el mayor parecido, y también cuidando que la relación entre el tono de piel del actor y el color del pelo fueran lo más parecidas posible.

Ahora si con el modelado del busto terminado debe pasarse a hacer el molde, como dije antes, yo soy un amateur y no se cómo hacer muchas cosas, tampoco tengo idea de las herramientas adecuadas que había que utilizar, por lo que solo me valí de una espátula pequeña y algunos elementos caseros, que pudieran ayudarme. Para lograr que la escultura quedara lo mas lisa posible, use un secador de pelo para ablandar la plastilina y para un acabado un poco más delicado, me mojaba los dedos en alcohol y también tocaba ciertas zonas de los rasgos, pero para hacer los moldes para las copias, debí recurrir a alguien especializado.

Una vez hecha la primer copia, se procedió a pintarla de manera realista y a ubicarle los nuevos ojos, en este caso de vidrio, que son de apariencia más real, los anteriores que use para el modelado eran de plástico, los cuales no se rompen y se los puede maniobrar todo lo que se quiera sin temor a que se rayen o se rompan.

Por último y como guinda de postre, se necesita una muy buena mascara, como la que el amigo Walter Armada posee, para terminar de darle toda la magia a este largo arduo pero placentero proyecto, que fue lograr que nuestro ídolo se quede para siempre en la Argentina , o casi.