Adam con su madre Audrey
Adam (izq) con su madre y su hermano
Adam y su hermano
Foto de la escuela
Adam el jugador
Foto de la escuela
Billie Lou Yeager, primera esposa de Adam
El apuesto Adam West
Adam en la Armada pasa dos años en diferentes estaciones de TV militares
Adam en Hawai
Adam en Hawai
Adam,  Nga y sus hijos Jonelle y Hunter
The Detective
El millonario Bruno Diaz
El único Batman
Adam junto a su hermana Joana Flothtow
Tapa de la revista LIFE
Foto original utilizada para la tapa de la revista Life
Aca vivia Adam durante la serie
Como Hide

Adam en los años ´70

La tranwuilidad de Idahoo

Adam en los años ´90

Adam "Batman" West 1997


Adam West nació el 19 de Septiembre de 1928 en Walla Walla, Washington con el nombre de Bill Anderson, es hijo del granjero Otto West Anderson y de Audrey, una talentosa aspirante a cantante de ópera con problemas de depresión y alcoholismo.

Al principio, Adam se debatió entre ser un granjero como su padre o canalizar su inclinación por el arte, cosa que su madre no había podido hacer.

La necesidad de dedicarse a la actuación sin dudas fue heredada de su madre: "Ella era concertista de piano y cantante, era una artista, y eso a mi padre lo enorgullecía, solía invitar a amigos que también tenían algún talento artístico y cuando se reunían en casa todos ellos el lugar se transformaba en un verdadero teatro vivo. Yo permanecía allí parado, viendo estas actuaciones que en cierta forma me dieron la visión de que había todo un mundo afuera por conquistar. De chico mis juegos eran actuaciones “Western”, me encantaba hacer personajes y armarme toda una situación".

A los 10 años, Adam tiene su primer contacto con los comic books, y Batman es el personaje que le produce la mayor impresión, ya que este héroe parecía ser una mezcla de la personalidad del Conde Drácula con la habilidad detectivesca de Charlie Chan y Sherlock Holmes.

En 1943 cuando su madre vuelve a casarse (con un medico llamado Paul Flothow) ella se lleva a Adam y a su pequeño hermano John a vivir a Seattle. Cuando Adam termina sus estudios en el Whitman College con un grado en literatura y psicologia, contrae matrimonio al final del año con una joven de 17 años, Billie Lou Yeager.

Recién casado Adam obtiene un trabajo como DJ en una estación de radio local mientras comienza un curso de post grado en Stanford, pero al ser reclutado en la Armada pasa dos años en diferentes estaciones de TV militares, primero en San Luis Obispo, CA y luego en Fort Monmouth, NJ.

Poco después, junto a su esposa, recorre Europa, visitando Alemania, Suiza y la isla de Capri. Cuando el dinero se acaba en 1955 se encuentra con un viejo amigo, Carl Hebenstreit, que estaba protagonizando un programa infantil en Hawai llamado "The Kini Popo Show", Adam termina reemplazando a Carl en el show, pero no podría hacer lo mismo con la otra estrella....el chimpacé Peaches,  rápidamente Adam se convierte en una celebridad local entre los chicos y adultos de las islas.

En 1956 se divorcia de Billie Lou Yeager y se casa con una atractiva princesa Tahitiana llamada Ngatokoruaimatauaia Frisbie Dawson, a la que él llama "Nga" por razones obvias, de esta unión nacen su hija Jonelle en 1957 y su hijo Hunter en 1958.

También en 1956 se produce su debut cinematográfico en la película "Voodoo Island" protagonizada por Boris Karloff que casualmente se rodó en las islas.

Paralelamente a su labor artística Adam trabajaba como guía turístico, es durante esta ocupación cuando llama la atención de un agente artístico de Hollywood, que casualmente se encontraba vacacionando en el lugar, y lo invita para que de una prueba en los Warner Bros. Studios.

Después de una exitosa audición, Adam se afinca en Hollywood ya con el  nombre artístico "Adam West" definitivamente adoptado, lentamente comienza a participar en diferentes producciones, principalmente Westerns y se produce su debut “oficial” en cine con un rol corto pero memorable en la película de 1959 “The Young Philadelphians” con Paul Newman.

Pronto la Warner lo ubica en los Westerns de la ABC, haciendo papeles de reparto como Maverick, Cheyenne, Sugarfoot y Colt 45.

En 1962, su segundo matrimonio naufraga cuando “Nga” lo abandona por otro hombre.

En esta época realiza el piloto de Doc Holliday aunque este no vería la luz, sin embargo es llamado para participar como el valeroso Sargento Steve Nelson en la serie de Robert Taylor “Los Detectives”. Siguieron papeles secundarios como en Gerónimo, Tammy and the Doctor y Soldier in the Rain, pero también surgieron sus primeras actuaciones principales en  “Robinsoe Crusoe On Mars” y The Outlaws is Coming”, esta última junto a los Tres Chiflados.

En Italia filma un Western Spaguetti llamado “The Relentless Four” que le abre las puertas del mercado europeo, pero cuando la Warner le otorga unos dias de descanso, Adam decide regresar a Los Angeles para reencontrarse con su familia; allí es cuando recibe un mensaje telefónico de su agente, una simple llamada que cambiaría el curso de su carrera y de su vida: "Mi agente me dijo que la 20th Century Fox y la ABC quedaron impresionados por los comerciales que hice para Nestle, y que ahora me necesitaban para iniciar un nuevo proyecto...   Batman!!!... vamos, le dije, vos sabes que estoy tratando de forjar una carrera seria... ". Convencido por su agente, Adam West, recordó su infancia y las horas que se pasaba leyendo los comics del Hombre Murciélago y pronto la idea lo entusiasmó: "Tuve el presentimiento de que esto se iba a transformar en algo grandioso, me sentía raro con la sensación de que Batman estaba dentro mío".

Creer o morir, ese convencimiento lo ayudó a cautivar a William Dozier, el productor y creador de la nueva serie. En ese encuentro decisivo se encontró con una historia que lo entusiasmó todavía más: "Me dieron a leer un guión del piloto y luego me preguntaron que me parecía, les dije que era divertido y a la vez delirante, y agregué que podía actuarlo ya que me daba cuenta del enfoque que debería tener Batman". 

Como anillo al dedo, la sugerencia y la arremetida de West fueron más que suficientes para que Dozier le diera el ok para una prueba del guión con traje de Batman incluido. A su vez la gente de la ABC no quería seguir retrasando el proyecto porque la programación de la temporada para el año entrante ya estaba estipulada y Batman tendría su show.

Adam  no tuvo problemas en adaptarse a las presiones y al ritmo que le exigía la cadena de televisión a los productores; él fue al día siguiente y se puso el traje de Batman para realizar la prueba: "Al principio me veía ridículo y avergonzado, meses atrás estaba haciendo cosas estandarizadas y de repente me encontraba en calzas frente a una decena de personas. Sin embargo me ocurrió algo extraño, me empezó a gustar este juego, estaba calzando las botas de una leyenda, y pensar en eso me hizo posesionarme del personaje"

“Si tu trabajo es bueno, la gente no aceptará que te despegues de ello, le pasó a Jhonny Weissmuller con Tarzan, Clayton Moore con Lone Ranger y George Reeves con Superman". A pesar de ello, cuando Adam fue elegido para representar este rol, no tuvo tiempo de reflexionar acerca de los riesgos. "Muchos de los grandes acontecimientos del cine o la TV ocurren gracias a la espontaneidad y los instintos en la toma de decisiones. No soy de meditar las cosas, simplemente las tomo cuando me parecen divertidas y originales.  Cuando me ofrecieron el papel de Batman en ningún momento me dije: esto va a destruir mi carrera. Por el contrario, cuando me involucro en algo lo hago con toda la dignidad, el honor y la responsabilidad de hacer el trabajo, me importa que lo que hago sea cien por ciento perfecto. En el caso de Batman, no lo medité al estilo, "Oh! Me voy a ver ridículo" o "qué papelón para mi carrera de actor". Vivo el presente... el futuro nunca me importó". 

Seleccionado para representar este protagónico, con la presión de hacer un papel tan importante y a la vez tan extraño, nunca imaginó que al ponerse la capucha, la capa e impostar la voz le estaba dando vida a un ser que quizás, siempre convivió en su interior y que salió a la superficie desde el primer día de ensayo. "Una vez que estuve con el traje puesto y que comencé a dar esos pasos en posición de alerta, allí supe que Batman iba a ser mi protagónico, que el personaje me pertenecía. Fue una sutil metamorfosis, ya no era la visión de Adam West, que seguramente se hubiera sentido perturbado y avergonzado al estar con ese disfraz; sino que hubo un nuevo ser: Batman era Batman, no yo. Nunca fui totalmente consciente de eso, simplemente dejé que fluyera..."

Un recuerdo que aún mantiene vivo y fresco es su primer experiencia para filmar en la Baticueva: "Fue como caminar dentro de un comic en 3-D. Toda esas luces, esos aparatos, mi traje, los potentes reflectores, enseguida tuve la certeza de que esa era mi casa, jamás imaginé algo tan ideal que me calzara en forma tan exacta como esto."

Otro elemento que se sumaba a esa química artística era el director asignado para el piloto:  Bob Butler fue el hombre clave en un grupo artístico totalmente homogéneo. "Bob fue fantástico, más no podía pedir, lo menos que espéras en una situación así es encontrarte con un director rígido tratando de hacer las cosas a su manera y que uno deba adaptarse a ello, pero Bob fue totalmente impredecible, él permitió todo el tiempo la interacción entre nosotros, las sugerencias y hasta a veces improvisaciones sobre el libreto que luego se fueron transformando en escenas claves.

Una vez terminado el piloto se hizo un testeo y Batman tuvo uno de los porcentajes más bajos para un piloto en la historia de la TV, generalmente la mayoría de productores que reciben un resultado de esta magnitud, lo más probable es que hubieran parado el proyecto. Adam lo vivió así: "No tuve tiempo de preocuparme por el resultado del testeo, ya que en esos momentos estábamos con muchísimo trabajo tratando de cerrar la primera emisión. Sé que alguien me comentó el resultado y mi reacción fue una carcajada, estaba satisfecho con eso, porque nuestra concepción de Batman era totalmente diferente, era un gran cambio y muchas veces los cambios radicales son difíciles de asimilar. Por lo tanto le resté importancia, mi testeo era ver los rostros del equipo técnico que nos acompañaba en las filmaciones, cómo se reían, cómo aplaudían después de una secuencia, hasta incluso todos empezaban a repetir los gags, todos en el estudio hablaban al estilo, dame el batimicrófono, prendan las batiluces, y un sin fin de batis... eso realmente fue un verdadero anticipo de lo que sería el éxito elevado a gran escala popular, recién allí me convencí de que estábamos haciendo algo trascendente, todos comentaban sobre nuestro trabajo en los estudios".

Finalmente llega el día del debut un 12 de enero de 1966, con miles de televidentes pendientes de lo que se publicitaba como una verdadera hazaña de efectos especiales, colores jamás vistos y principalmente un héroe televisivo totalmente moderno y renovado. Adam recuerda lo que ocurrió ese día: "Estaba yendo a mi casa cuando paré en un supermercado de paso para comprarme algunas cosas, y las personas que estaban en las cajas le increpaban a la cajera: "Apúrese, rápido por favor, que está por empezar Batman", yo estaba realmente conmovido por todas las expectativas que se habían generado en la gente y que no había podido experimentar por estar encerrado en los estudios durante las últimas semanas".

La emisión del primer capítulo tuvo moderados comentarios en los medios, pero la gente les dio el ok., para el segundo capítulo el nivel de raiting se mantuvo en el tope... Adam se había transformado en un verdadero héroe nacional de la noche a la mañana: "El fin de semana luego de la primer emisión llevé a mi hijo a esquiar en una pista en Los Angeles y sucedió que cuando salía de mi auto unas personas me vieron y empezaron a decir: "¡¡¡Ahí está, es él!!!" y comenzaron a perseguirme. Lo más asombroso de este fenómeno es que yo estaba prácticamente oculto bajo mi ropa para esquiar, con botas, saco, el sombrero y eso que en la serie pasaba casi el 80% del programa vestido de Batman. Ahí me di cuenta no solo el impacto que tuvo el programa, sino que comprendí que si uno actúa interpretando un papel de modo correcto, dándole los matices y las profundidades adecuadas, definitivamente causás una gran impresión... llegás a la esencia del público."  Adam West, se había transformado en el actor preferido de la juventud, de los padres, y de toda la clase media americana que consumiría en cantidades extraordinarias todo aquello que llevara el prefijo Bati por delante; sin embargo el popular actor en ningún momento demostró síntomas de grandeza y siempre mantuvo su humildad.

Sobre Burt Ward: "Burt aportó lo que muchos grandes actores no tienen: inocencia y seriedad. él era un joven muy vital que nunca habia estado delante de una cámara de TV, pero fue tomado adrede ya que era un muchacho "virgen" al cual se le podía formar el perfil artístico que se buscaba para la serie. No sólo su look era el ideal sino que además era ágil y puso una actitud muy responsable. Generalmente con Burt planificábamos lo que íbamos hacer entre toma y toma, era un muchacho que se lo tomaba con mucha dedicación, muy inteligente, aprendía las cosas con facilidad. No es fácil trabajar en TV, hay mucha tensión, mucha presión de no equivocarse, de no perder tiempo y él se adaptó a este contexto de forma muy talentosa. Realmente fue una pegada, tener a Burt como compañero de Batman... No es fácil asumir una identidad y cargar con todo el peso de la responsabilidad que exigen los tiempos televisivos. Pero bueno, así como yo me pegué a Batman, él le pasó lo mismo con Robin. Y eso fue lo que causó que un trabajo muy difícil saliera fácilmente".

“Otro recuerdo imborrable fue trabajar junto a Alan Napier / Alfred que proporcionó una gran ayuda en el contexto de nuestra labor, era un gran profesional, y nunca fue arrogante con nadie a pesar de ser un clásico, cumplía con su trabajo, y cuando estábamos en los momentos de descanso era realmente un tipo muy divertido, siempre preocupado de aliviar tensiones y hacerte distender. Realmente un grande en mayúsculas...".

Acerca de Neil Hamilton / el Comisionado Fierro, Adam recuerda: "Neil contribuyó muchísimo para darle un toque de seriedad inusual al personaje del Comisionado, Neil tenía la habilidad de cumplir el libreto al pie de la letra, y si se le pedía que sus líneas fueran dichas bajo una actitud muy seria, por más que su parte fuera un verdadero disparate, él lo lograba; jamás se tentó. Allí es donde vos aprendés a apreciar la calidad actoral"

La Batipelícula del 66 le dió a Adam el premio “The Most Promising New Star award 1967”, pero luego de tres temporadas la serie fue cancelada y Adam se encontró cara a cara con el duro problema del encasillamiento, nadie lo veía en otro papel que no fuera Batman y los únicos trabajos que consiguió fueron  apariciones personales como el Encapotado en el circuito de ferias, rodeos y circos durante dos años.

En uno de estos shows conoce a Marcelle Tagand Lear, una hermosa francesa madre de dos niñas (Moya y Jill), ella nunca había visto la serie de TV y se ve sorprendida por la actitud de este americano loco vestido con capa y capucha. Luego de seguirla hasta Europa, Adam se casa en 1972 con Marcelle volviendo a ser padre en 1976 (Nina) y en 1979 (Perrin).

Agobiado por el encasillamiento, Adam se pasa la decada del 70 tratando de sacarse de encima la sombra del murciélago y rechaza tomar parte en un aviso del U.S. Departament of Labor junto a Burt Ward e Yvonne Craig donde es reemplazado por Dick Gautier en el rol de Batman.

Para mantener a su nueva familia, toma todos los trabajos que le ofrecen, desde los clase B (o menos aún) como The Happy Hooker Goes to Washington (1977) hasta las películas de calidad como Hopper (1978), finalmente vuelve a personificar a Batman en los dos olvidables episodios para televisión de 1979 “Legends of The Superheroes”. Durante los 80s, participa de proyectos de dudosa calidad como Hellriders (1984) y Zombie Nightmares (1986).

Pero en 1989, Batman resurge a la popularidad con la película de Tim Burton protagonizada por Michael Keaton, a la vez la serie de TV retorna a las pantallas del mundo entero en una versión remasterizada, es descubierta por las nuevas generaciones y celebrada por los telespectadores originales.

Se rumorea que para la película de Burton, la Warner le habría ofrecido el papel de Thomas Wayne, el padre de Bruce Wayne, que es asesinado en una escena del film, sobre ese trascendido Adam comentó "Yo no podría tomar ese rol cuando yo fui Batman, la gente ya me ha identificado así y yo no me sentiría cómodo destruyéndome, cambiándome a esta altura esa identidad". Luego conjetura en un tono sarcástico apelando a su amplia imaginación... "Bueno, si me hubieran propuesto hacer de Batman otra vez... hubiera hecho el papel ¿por qué no? A caso por la edad?, la tecnología hoy está avanzada así que me ayudarían a pegar esos saltos de 40 metros de altura, o volar de un edificio a otro (risas). Además estoy en un muy buen estado atlético, hago una rutina de gimnasia diariamente. No me costaría en absoluto volver al ruedo, de hecho Roger Moore hizo 007 hasta el hartazgo ¿por qué no lo haría yo también?". Dejando la broma de lado, Adam reflexiona: "En realidad me hubiera gustado volver a ponerme el traje de Batman y hacer una película al viejo estilo de la serie pero con toda la nueva tecnología de efectos a nuestro servicio. Creo que sería una manera de probar que el viejo Batman nunca va a ser vulnerable al tiempo".

Cada vez que Fox repone la serie, esta alcanza niveles más que óptimos de raiting; generación tras generación van consolidando un fenómeno que ya ha superado el paso del tiempo. Es aquí cuando se hace necesario que el propio Adam West explique el secreto de este suceso: "Es atemporal porque los argumentos se trabajaban con valores muy universales, además otra virtud es que apunta tanto a grandes como a chicos, mucha gente me encuentra y me dice: Cuando tenía 10 años entendía una cosa, ahora tengo 30 y la serie tiene otro significado. Pienso que eso es una virtud incuestionable".

Durante la década de los 90, Adam comienza a ser invitado a los más populares shows de TV como Los Simpsons y Politically Incorrect, por solo nombrar un par. En 1994, escribió su  autobiografía "Back to the Batcave" que resultó tan exitosa que pronto tendrá una segunda parte.

Su carrera tomó vuelo nuevamente formando parte de aproximadamente 50 nuevos proyectos y haciendo numerosos doblajes de voces para series animadas y comerciales.

Actualmente vive con su esposa Marcelle en Idaho, en una de las paredes de su hogar cuelga un dibujo original de Batman hecho por Bob Kane, con la dedicatoria: "Para mi amigo, Adam, quien le dio la vida a mi creación de lápiz y tinta"

Filmografía

WB01337_.gif (1536 bytes)